Se detiene el desarrollo más avanzado de la vacuna contra el COVID-19

0
95
Se detiene el desarrollo más avanzado de la vacuna contra el COVID-19

Se detiene el desarrollo más avanzado de la vacuna contra el COVID-19 por razones de seguridad. Se ha presentado un suceso irregular durante una de las etapas de ensayo para conseguir la vacuna. Por medidas de seguridad, se ha suspendido temporalmente su desarrollo, según fuentes de del instituto Jenner de la universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca

La humanidad se encuentra en una “improvisada” carrera, por lograr conseguir una vacuna eficaz contra el SARS-Co V-2, un patógeno emergente que para los científicos no es más que; “un compilado de malas noticias envuelto en proteínas”.

Para llegar al punto donde se pueda diezmar de manera segura y efectiva a este virus, responsable de la enfermedad COVID-19, se debe hacer un recorrido que implica una enorme cantidad de investigaciones y cientos de pruebas, en la que están implicados un conglomerado de universidades y laboratorios de todo el mundo.

En este proceso, la prestigiosa farmacéuticas AstraZeneca, y el Instituto Jenner de la universidad de Oxford en el Reino Unido, (ambos con el proceso de desarrollo de la vacuna más evolucionado), se han encontrado con un revés, que ha interrumpido la investigación en su “fase de ensayos”.

Para entender

Según sea el proceso empleado, desde el más simple y clásico, hasta el “genético”, llamado también  ARN (entre otros), se puede decir que una vacuna no es más que; un compuesto diseñado para engañar al cuerpo humano, haciéndole creer que ha sido infectado por un patógeno, para lo que se emplea como señuelo, parte de estos mismos microorganismos, propiciando una reacción defensiva en el cuerpo contra la “infección”.

De esta manera, el sistema inmunitario genera una proteína llamada “anticuerpos” que finalmente destruirán al invasor. El objetivo de este método es crear de manera permanente un plan de ataque para que el organismo en un futuro, al contraer la infección, ya sepa cómo reaccionar.

Los hechos

La paralización del proceso de investigación que lleva AstraZeneca, es la primera que se presenta por razones de “seguridad”. Este compuesto ya había sido testado y superado la fase pre-Clínica,  actualmente  encontrándose en la Fase III, con los primeros ensayos en humanos en los Estados Unidos.

El cese del estudio se debe a las “reacciones adversas” que presento uno de los voluntarios en el que fue probada la sustancia. Trascendió que podría tratarse de un caso de Mielitis Transversa que se le ha diagnosticado a este paciente del Reino Unido, a quien se le suministró una dosis durante la fase 2/3 de las pruebas en cuestión. No queda claro si esta enfermedad guarda relación con la vacuna o no, por lo que se ha decidido que se suspenderán las pruebas hasta que se aclare la situación.

Un frenazo necesario, pero seguro

Durante el transcurso de este tipo de ensayos de gran envergadura, estas  “pausas” son frecuentes pero necesarias, sobre todo cuando ya se ha alcanzado una Fase III, debido a que es justo en esta etapa, donde se precisa de decenas de voluntarios para hacer las pruebas clínicas. Sin embargo, dada la premura que existe en la actualidad para encontrar “la cura” a esta enfermedad para frenar la pandemia, esto se traduce en un obstáculo importante.

Actualmente, hay en marcha otros ocho procesos de investigación, que se encuentran en la última fase de sus pruebas para producir la vacuna. La muestra patentada por Oxford y AstraZeneca, había sido una de las primeras y por ende la más adelantada en iniciarlas.

Esta circunstancia afirma que los sistemas de regulación están funcionando, demostrando así que las vacunas que estén listas para su aplicación, lo harán en unas condiciones de seguridad óptimas.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here