Se abre a la vanguardia la calle Camino Llano

0
181
Se abre a la vanguardia la calle Camino Llano

Se abre a la vanguardia la calle Camino Llano. La puesta en funcionamiento del museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear, les da a los vecinos y comerciantes la posibilidad de que mejore el entorno.

En la calle Camino Llano, existe un gran contraste entre las viviendas y la nueva institución. Hay una comunicación entre los materiales constructivos y estructuras que se encuentran en el lugar.

A pesar de ser distintas las blancas columnas del nuevo museo vanguardista con la arquitectura funcional del barrio, se conjugan y matizan.

Fases del proyecto

Se dio a conocer el resultado de las obras de la segunda fase, las cuales tardaron cinco años. Es un proyecto de Helga de Alvear, galerista y coleccionista alemana, que abarca 5.000 metros cuadrados y se suman además 3.000 metros del jardín que van a unir dos áreas de la ciudad, para un total de 8.000 metros.

Se ha trabajado desde el año 2010 hasta el presente año, la primera fase de la fundación ha operado en la calle Pizarro.

Expectativas de vecinos y comerciantes

La nueva estructura edificada en Camino Llano, ha creado en comerciantes y vecinos una gran expectativa. Se encuentran a la espera de recibir beneficios y cosas buenas con su apertura a finales del presente año.

En la zona se encuentran varias taperías, bares, comercios, librerías y establecimientos de servicios.

Gran parte de las edificaciones que se encuentran en ese lugar, fueron construidas en los años 70 y 80 del pasado siglo, como bien lo precisa Fernando Jiménez Berrocal, cronista y archivero municipal de la ciudad.

Para Jiménez, la apertura de la nueva institución museística y su ubicación entre las calles Camino Llano y Pizarro, podría favorecer y dar un toque de modernidad a la zona.

Antecedentes del lugar

En el dibujo del cronista, se puede apreciar cómo era la calle en la antigüedad, la ubicación de las traseras donde se sitúan actualmente los locales, “Caballerizas” y “Mastropiero”.

En este sitio había corrales que se desarrollaban desde la calle Solana (actual Pizarro) hasta Camino Llano.

Comenta Jiménez, que en el siglo XIX la calle era una ruta de acceso a la ciudad, cuando se arribaba desde Andalucía, esta vía era la única opción que se tenía para que los carros con cargas pudieran acceder a la Plaza.

Señala el cronista, que quedan pocas casas antiguas en el lugar, casi todas han sido derrumbadas.

Opiniones de vecinos y comerciantes acerca de la apertura del museo

Rosa García la dueña de la librería “El mejor sitio del mundo aquí mismo”, ubicada en la Plaza Marrón, considera que el museo puede beneficiar a la zona, especialmente a los negocios culturales, porque podrían acercase muchas personas interesadas en este medio.

Considera que es el momento oportuno para remozar toda la zona, ponerla bonita, sobre todo la Plaza, que se encuentra descuidada y nada acogedora.

Por otra parte, el señor Julio Molina, ha estado pendiente del proyecto y menciona que va a mejorar la zona.

Otra persona, el empleado de la tapería la Tía Tula Víctor Manuel Velasco, sostiene que la calle aunque queda en un lugar céntrico, le falta algo.

Para Velasco, el nuevo museo atraerá a personas hacia la zona, especialmente hacia los sitios gastronómicos.

La señora Juana Pulido, dueña de una herboristería ubicada en esta calle, reconoce que no tenía claro si se iba a tener acceso hasta Pizarro por la calle Camino Llano. Según la Sra. Pulido se debe esperar a ver cómo se desarrolla todo.

A los vecinos y comerciantes, solo les resta esperar para conocer el destino de la calle y como va a evolucionar el sector en los días venideros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here