Las estrellas nacen y mueren

0
74
Las estrellas nacen y mueren

Las estrellas nacen y mueren. Desde que se estrenó “A star is born” y nos comentan que se ha creado una estrella, nos puede venir a la mente, no el sol sino, la cantante Lady Gaga.

Pero lo cierto es, que estos cuerpos brillantes y celestes comenzaron su aparición y desaparición del universo muchísimo antes de que Hollywood colocara en el paseo de la Fama, su primera baldosa.

Pero, las estrellas reales, son el resultado de nubes frías en formación, las cuales llevan el nombre de nebulosas, compuestas de polvo e hidrogeno. Una vez que se comprimen y se reducen por la gravedad, suelen fragmentarse en elementos más pequeños o como se les dice “semillas de estrellas” que terminan calentándose y al mismo tiempo, crecen.

Cuando están alcanzando hasta 10 millones de grados, el compuesto de hidrógeno que poseen comienza a transformarse en helio, generando calor y luz y ¡listo! La estrella ha nacido.

¿Cuánto tardan las estrellas en brillar?

Sin embargo, presenta incógnitas este proceso. Una, es la manera en la que surgen dichas nebulosas y el tiempo en que toma una estrella en brillar. Según, El astrónomo de la ESA, Mark Kidger, existen algunos estimados de que el tiempo que suele tardar es de mínimo 100.000 años o máximo 100.000 siglos a pesar de que lo más cercano a un cálculo específico, sea de 1.000.000 de años.

Pero, a pesar de la estimación de tiempo, que tome una en madurar, el hecho de que nazcan cada año un aproximado de siete estrellas en esta galaxia, arroja una idea de lo vieja que es la Vía láctea. Se conoce que hay al menos cien mil millones de galaxias y si en ellas nacen la misma cantidad, se calcula que al año habría setecientas mil millones en el cielo.

Por ello, algunas están sin nombre o se les asignan conceptos alfanuméricos. Pocas afortunadas tienen nombres como Centauri, Sirius, Próxima, etc., debido a la regla de que solo se bautizan a las estrellas más brillantes pertenecientes a cada constelación, por el único organismo que puede gestionar legitimar y modificar dichos nombres, la IAU.

La razón de que brillen, tiene que ver por la transformación de hidrógeno convertido en helio. De hecho, pasado cada segundo, el sol y su masa de cuatro millones de toneladas se convierten en calor y en luz. Lo que hace pensar que dicho hidrógeno pueda acabar con él, pero gracias a las reservas que guarda de ese mismo gas, tardará más en quemarlo todo, unos cinco mil millones de años extra. Es decir, el día que se le acabe el gas, morirá.

Cómo se crean las estrellas y cómo fallecen

¿Por qué mueren las estrellas?

Esto suele suceder con las estrellas, resume Kidger, que la causa de la muerte es porque presentan problemas del corazón, al mismo tiempo que les sucede a los humanos, por ejemplo, cuando sufren de sobrepeso, lo que resalta un empeoramiento de sus patologías cardiacas.

Cuando este hidrógeno se quema, automáticamente acumula helio en el corazón y reacciona como una hoguera llena de cenizas, soplando el fuego. Es así, como la llama en el núcleo de la estrella, se apaga por completo y finalmente el corazón deja de latirle.

Lo que sucederá después dependerá del tamaño que posea. Si son estrellas pequeñas, solo apagan su brillo y se enfrían lentamente. A estas se les llaman enanas rojas hasta que se mueren y se les dicen enanas blancas y suele pesarles lo mismo que al sol, pero son pequeñas parecidas a un planeta.

¿Qué ocurre con las estrellas de mayor tamaño?

Una del tamaño mediano como el sol, llamada enana amarilla, sufrirá del corazón, su calor se extinguirá y se reducirá por la gravedad. Seguidamente, reavivará por unos años más y cuando su helio sobrante se convierta en carbono, fallecerá. Y se creerá que será más grande que un planeta.

Pero, puede ocurrir un desenlace distinto a las estrellas de mayor tamaño, que dependen siempre de este factor: antes de que mueran, el corazón pasa a ser hierro y como no producen calor, mueren con una explosión, llamada supernova.

Una de estas explosiones, brilla más que millones de estrellas y siembran elementos en la galaxia como hierro, oxigeno, silicio, calcio, carbono, etc. de los que estaba compuesta antes del incidente, lo que a su vez tenemos los seres humanos en el cuerpo, es decir, la sangre o los huesos. Somos literalmente, polvo de estrellas.

La vida, como se dijo anteriormente de las estrellas, depende del tamaño y de su peso específicamente y esto se calcula con la masa solar. Si una de ellas pesa 10 masas solares, el resultado es de 32 años de vida, aunque por tener más combustible que el propio sol, morirá mucho más rápido.

Las enanas amarillas viven diez mil millones de años y como el sol ya tiene cinco mil millones de años posee aproximadamente 40 años de vida humana.

En conclusión, lo que todo esto indica, es que en las noches cuando se observan las estrellas, casi todas son más grandes e iluminan más que el sol, pero esta última, vivirá más que todas ellas. Estará en la plenitud de su existencia a pesar de que muchísimas de ellas hayan muerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here