La soledad es perjudicial para el cerebro

0
146
La soledad es perjudicial para el cerebro

La soledad es perjudicial para el cerebro. El cerebro de cada ser humano se ha configurado evolutivamente para que forme parte de cada grupo social. En la actualidad, existen sistemas complejos dentro de las sociedades a las que el cerebro comprende y se adapta debido a su plasticidad.

Lamentablemente, la soledad causada por el aislamiento involuntario es un problema para los gobiernos, por ejemplo, porque puede presentarse el riesgo de que surjan patologías en el cerebro y la salud se empeore.

Un órgano que comúnmente está presente alrededor de otros

Algo fascinante sobre el cerebro es la capacidad que tiene de convivir entre grupos complejos. Principalmente cuando se activa la coacción de cada alimento, lo que ayuda a desarrollar, de manera espectacular, un volumen cerebral.

Al fomentar esta práctica, se procura que el sistema digestivo funcione a la perfección, ya que se eligen mejores alimentos buenos en proteínas y se toma en consideración su contenido nutricional.

Pero, cuando se habla de soledad involuntaria, es algo totalmente anómalo y por completo contradictorio a lo que el cerebro está acostumbrado naturalmente. Como caso paradójico, al aumentarse el desarrollo de la conectividad y las redes sociales, ha despertado que un 25% de la población en el mundo exprese que no tiene a su lado a alguien con quien platicar.

Llegando a resultar hasta un problema que ha afectado la salud de muchos gobiernos. En conclusión, esta pandemia para cierta cantidad de habitantes en distintos lugares del mundo, les ha causado tristezas desde este punto de vista como una epidemia.

Gasto económico

Según la Universidad de Stanford, la soledad trae consigo la disminución del 31% de la esperanza de vida. Lo que significa, estadísticamente un resultado mayor al que promueve el alcohol, la obesidad o la contaminación en la atmosfera.

Al realizar este estudio, se formulaban preguntas como, si eran felices o infelices, las respuestas de las personas que se consideraban felices, indicaba que vivían más cantidad de tiempo. Además, coincidían que estar felices tenía que ver con el hecho de que podían interactuar con otros, es decir, estar en presencia de alguna compañía cuando se encuentran en situaciones de dificultad o brindarse apoyo entre sí.

En casos actuales, se considera que este estado es por completo un detonante de enfermedades que van directamente al cerebro, por ejemplo, la depresión o la demencia. Al mismo tiempo, también promueve enfermedades neurodegenerativas como el parkinson o el alzheimer.

Por otro lado, es posible calcular que, para soledad crónica en Reino Unido, por ejemplo, se gasta 6.000 libras al año por cada individuo en servicios de salud. Por ello, es que existe un departamento únicamente especializado en estos casos.

La importancia del contacto físico

Estar socialmente conectado en las redes sociales es algo, pero el contacto humano es fundamental. Es realmente beneficioso poder observar a los demás, verle la mirada, sentir su tacto, su olor, etc. Estas son claramente experiencias a nivel sensorial, que liberan sustancias químicas utilizadas por las neuronas, las cuales cumplen la función de la afectividad hacia el otro.

El cerebro necesita abrazos

El primer sentido que se desarrolla es el tacto al nacer. Cuando se recibe un estímulo por medio del él, la piel automáticamente envía esa información al cerebro que genera tanto la parte sensorial como la emotiva.

Este es un aspecto que toca el Instituto del Tacto en la Universidad de Miami, porque la carencia de este estimulo en particular reduce la producción de dopamina. Si se disminuye el contacto con otras personas, por igual se reduce la motivación, la memoria o el placer. Por otro lado, la producción de serotonina estaría también afectada y a su vez el sueño y el ánimo, entre otras cosas.

Un abrazo hace la diferencia por completo. Sin embargo, en estado de confinamiento para evitar el contagio, resultó para muchos, tener que carecer de elementos positivos: afecto, sonrisas, animo, un detalle amistoso, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here