La indignación social en las protestas violentas en Colombia

0
204

La indignación social en las protestas violentas en Colombia. El abuso policial está en la palestra debido al caso de algunas acciones cometidas por dos uniformados que sometieron al abogado Javier Ordoñez. Lo excesivo de esta brutalidad, se complica con uso prolongado de la pistola eléctrica Táser. Lo que trajo como consecuencia el fallecimiento de la víctima en un hospital de Bogotá.

Más de un centenar de manifestantes reclamaban justicia en el delicado y triste caso del abogado fallecido. Quien murió tras ser víctima de la violencia aplicada durante un arresto en la capital del país. La policía le enfrento en la calle en la cual lo mantuvieron detenido antes de ser trasladado a un hospital en donde falleció.

Vociferando, asesino, asesinos, más de 300 personas constituido en su mayoría jóvenes, lanzando piedras, pintura y objetos contundentes, arremetieron contra el Comando de Acción Inmediata (CAI) localizado en Villaluz, en la zona oeste de Bogotá. Sede en donde se encontraban destacados los dos agentes uniformados comprometidos en el lamentable suceso.

Confrontación con el cuerpo policial

Algunos manifestantes bloquearon con ramas de árboles la vía pública y muchos llegaron al lugar en patinetas. Con variados objetos golpearon los vidrios de la Comandancia policial, mientras parte del escuadrón antimotines pretendía controlar la situación reinante.

Dentro de la agitación los manifestantes incendiaron una motocicleta y atacaron un vehículo oficial, de la Fiscalía General. El organismo asignado para esclarecer los hechos del fallecimiento del abogado Ordoñez, se vio afectado con la acción de los jóvenes agitadores solicitando justicia.

Javier Ordoñez, Abogado de 46 años, era el padre de hijos aun pequeños. Tras haber sido doblegado por dos uniformados, expiró en una clínica a la que fue trasladado al recibir descargas prolongadas de pistolas eléctricas Táser. El occiso fue detenido justo frente del edificio en donde residía.

La reacción de los ciudadanos

El suceso ha causado una intensa reacción de indignación en toda Colombia, la brutalidad innecesaria de los uniformados dio pie a todo este episodio. La víctima fue inmovilizada en plena calle por los dos funcionarios que procedían a detenerlo. No hicieron caso a las súplicas de Ordoñez,” por favor, ya”, “agente, le ruego” expresaba reiteradamente. Al parecer intentaban arrestarlo por estar bajo los efectos del alcohol.

Gracias a las nuevas tecnologías en los celulares, los testigos del abuso policial grabaron las imágenes y las difundieron. Incluso, aquellas en donde Ordoñez les pedía a los policías que no le hicieran más daño. Es evidente que los agentes no le dieron respuesta positiva.

Continuos ataques

La protesta en Villaluz fue convocada en las redes sociales por personas que solicitaron asistir de manera pacífica hasta la Comandancia del barrio. Buscaban exigir justicia, de pronto, la situación se salió de control y estalló en desorden. Estos desórdenes obligaron a los comerciantes de la zona a cerrar sus negocios. La policía se presentó con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) tratando de restablecer el orden.

Ya entrada la noche los ataques a los Comandos de Acción Inmediata de la Policía se multiplicaron en otros sectores de la ciudad. En la Gaitana, La Soledad, Ciudad Roma, Ciudad Berna y Usme, los manifestantes incendiaron esas instalaciones. Hasta ahora no se han reportado víctimas entre los enfrentados. También, hubo desordenes y enfrentamientos frente a puestos policiales en otras zonas del país, como Cali y Medellín.

Ya es hora de bajar las agresiones

Se debe considerar que así como se plantea y condena el abuso policial, también se debería condenar la violencia y vandalismo de algunos manifestantes. Esta actitud no se puede tolerar de ninguna de las dos partes. No se soluciona, ni se llega acuerdos con más acciones violentas. Por el contrario, conlleva a daños y pérdidas de recursos que son de toda la ciudadanía.

Es en este momento en donde como ciudadanos se debe apoyarse en la Constitución y en una Movilización pacífica de la comunidad, expresaba la alcaldesa en su cuenta de Twitter. Desde el punto de vista civil, la destrucción de los bienes públicos perjudica en un futuro próximo a todos los habitantes. La reconstrucción de las sedes destruidas a la larga afecta a los conciudadanos en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here