La fuerza de voluntad se fortalece

0
91

La fuerza de voluntad se fortalece. Al sustituir algunas obligaciones por otras de más satisfacción, hace que parezca que  no tienes suficiente fuerza de voluntad, lo que resulta ser muy frecuente.

Por ejemplo, dejar la mochila que usas para ir al gimnasio en el piso e ir a comer o ver la serie que más te agrada, dejando atrás tus tareas del colegio.

No es verdad que todos los seres humanos no tenemos la voluntad necesaria para dejar ciertas cosas y hacer otras de mayor calidad a futuro. Esta es una capacidad genética e innata que se desarrolla durante el crecimiento y de las vivencias, es una cualidad que se aprende y poco a poco se entrena.

Su importancia es crucial para el éxito que se pueda adquirir, por ello hay que cultivarla en medio de las aventuras que se van experimentando. Hará falta en la profesión, en sobrepasar las enfermedades, en los estudios, en las adicciones y mucho más. Será la toma de decisión para adquirir hábitos mucho más saludables, haciendo sacrificio, por ejemplo, en el momento de alimentarse mejor o hacer deporte.

Estudio realizado para determinar el desarrollo de la fuerza de voluntad

Este recurso puede ser utilizado desde pequeños. Según los psicólogos, esta es una cualidad que se aplica para resistir ante las tentaciones en cortos periodos de tiempo y cumplir los propósitos o las metas que se desean. Esta ha sido una lucha interna que lleva décadas siendo estudiada por la comunidad científica.

En la Universidad de Stanford, a finales de los años 60 y 70, se llevó a cabo un experimento. Reunieron a niños y a niñas de 3 a 5 años; un total de 30, a los cuales se les entregó una golosina llamada nube o marshmallow. Les indicaron que la podían probar, solo si esperaban un corto periodo de tiempo, específicamente 15 minutos y si lo lograban, les obsequiarían otro.

Todos los niños estaban luchando para no comerse la chuche. Habían resistido solo la mitad por la recompensa que les habían prometido. Fue a este número de niños a los que se les hizo un seguimiento a medida que iban creciendo, para ayudar a comprender la fuerza de voluntad y su desarrollo.

Resulto ser, que aquellos que decidieron esperar para recibir algo mucho mejor, fueron los que obtuvieron mejores resultados a nivel académico y hasta un buen índice de masa corporal.

Este experimento no tuvo éxito con grupos muy grandes, debido a la concisión socioeconómica que estaban presentando. Resulta ser que este factor es más determinante que la fuerza de voluntad en su evolución. Sin embargo, lo que tuvo cabida en este estudio era demostrar que la fuerza de voluntad es extremadamente valiosa y habría que procurar fomentarla desde la niñez, como explica Isabel Sánchez y Juanmi Olivares, expertas en la productividad y especialistas en rendimiento Más y Mejor, además, concuerdan en que tanto el entorno como la genética, influyen a su desarrollo como si se tratara de un músculo.

¿Qué métodos aplicar para fortalecer la fuerza de voluntad?

 

Ahora la pregunta es, ¿qué se puede hacer para potenciar este hábito? Según los expertos hay tres opciones fundamentales. Lo primero, es dedicarle las horas adecuadas al acto de dormir para cumplir con los objetivos. Ir al 100% es lo mejor para rendir en el día y dedicarle la energía necesaria a las tareas. No es bueno recortar las horas de sueño, ya que la fuerza de voluntad se gasta, al estar agotado esta automáticamente flaquea.

Lo segundo, es aumentar el hábito a base de meditación. Algunas personas asocian esta práctica como una pérdida de tiempo. Pero la verdad es que al hacerlo la estructura del cerebro se modifica, aumentando la neuroplasticidad.

Y la tercera opción, es rodearse de personas que compartan los mismos enfoques u objetivos. Ese entorno es fundamental, ya que de manera inconsciente la fortaleza de la fuerza de voluntad de otros, se contagia. Por ejemplo, en el ámbito académico o en el laboral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here