Gobierno de Pedro Sánchez desconoce el destino de Juan Carlos I

0
225
Gobierno de Pedro Sánchez desconoce el destino de Juan Carlos I

Gobierno de Pedro Sánchez desconoce el destino de Juan Carlos I.  “El actual monarca en funciones, Felipe VI, ha marcado distancias frente a estas presuntas conductas que pudieran ser irregulares”, resalta el jefe de gobierno español.

Pedro Sánchez muestra un profundo respeto a las decisiones de la Casa Real, luego de saberse de la marcha del país ibérico del rey emérito Juan Carlos I de Borbón, ha reconocido, que su administración no tiene información sobre su paradero.

El fin, si justificó los medios

Desde una perspectiva histórica, muy pocos podrán negar  la contribución de Juan Carlos I a la instauración y el desarrollo de la democracia en España.

Ante este importante hecho histórico, todas las criticas que recibió el monarca a lo largo de sus primeros años, por haber jurado fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y lealtad al Franquismo, o por haber sido impuesto a dedo por encima de quien fuera para ese entonces heredero directo e inmediato al trono, su padre Juan de Borbon por la dictadura franquista, entre otras cosas, carecen de algún tipo de fundamento.

El monarca en su momento hizo lo único posible para afianzar una transición a la democracia, y si, en este caso “el fin si justifico los medios”.

Labor Mancomunada

La puesta en marcha de la Democracia en España, no hubiera sido posible sin la encomiable labor de figuras de altura política de las que se rodeó el Monarca, como lo fueron Santiago Carrillo, Felipe González o Adolfo Suarez.

Un trabajo conjunto en el que la figura de Juan Carlos, no fue un todo, pero si pieza clave que permitió la superación de aquellos 40 años de dictadura y tiranía.

El Preludio de una Partida

Además de ser recordado en las generaciones futuras como “el rey campechano”, para los registros históricos, el rey emérito también será recordado como un monarca que tuvo la mala fortuna de dilapidar el enorme caudal de admiración y respeto de la ciudadanía, jamás gozado por monarca alguno.

No hay nada peor para la reputación de una persona, que ha contado con el respeto reverencial, además de una enorme admiración al punto del servilismo, por parte de sus coterráneos, que empezar a generar lastima, sin duda el caso del rey emérito. Esa lástima ha derivado en una insoportable indignación popular alejándolo de la realidad del país, país que simultáneamente, también se alejó de él.

Entre sus muchos errores cometidos no cabe duda que el que le “anuló como monarca”, no fueron precisamente sus relaciones extramaritales, los extravagantes y escandalosos Safaris, o el frecuente deterioro de su salud, lo que realmente le obligo a abdicar fueron esos comportamientos indignos que solo le permitían ver a “súbditos en vez de ciudadanos” lo que llevo a perder el pulso de esa sociedad que en su momento le reverenció y estimo tanto.

Autoexilio

Según las fuentes periodísticas, para cuando la Casa Real hizo pública la misiva en la que el ex monarca informaba a su hijo de sus pretensiones de abandonar el país, ya Juan Carlos I de Borbon había iniciado su  partida, con un itinerario que le llevo primero a un municipio en Galicia, al norte del país, luego a Oporto en Portugal y de allí a lo que sería el destino elegido por él, para su residencia permanente, la isla de República Dominicana, en el mar Caribe.

Han sido las investigaciones desde sobre los presuntos delitos fiscales y la percepción de comisiones ilegales, tanto de la fiscalía suiza desde el 2018, como la fiscalía española desde hace dos meses, las que llevaron al rey emérito a su “auto exilio”, lo que legitima su declive.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here