Florida ejecuta a un hispano por asesinar en un robo a una mujer en 1992

Florida ejecutó el jueves al hispano José Antonio Jiménez por el asesinato a cuchilladas de una mujer en 1992, y su muerte ha constituido la última pena capital de este año en Estados Unidos.

A Jiménez, de 55 años, lo declararon muerto a las 9.48 de la noche, ET, tras recibir una inyección letal en la Prisión Estatal de Florida, en el condado Bradford, en el norte de Florida, y tras permanecer 24 años en el pabellón de la muerte.

Horas antes de su ejecución, el hispano se hallaba “calmado” y de “buen ánimo”, según portavoces de la prisión, y recibió la visita de un consejero espiritual católico.

Su última comida consistió en un sandwich cubano, huevos, papas fritas y helado de chocolate y vainilla.

Jiménez fue hallado culpable del asesinato de Phyllis Minas en 1992 en North Miami, y dos años después, estando ya en prisión, del homicidio y robo de otra mujer, Marie Debas, ocurrido en 1990 en Miami Beach.

La ejecución de Jiménez es la 1.490 desde 1976 cuando se restituyó este castigo en el país, y la 97 en el estado de Florida.

El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott reprogramó en noviembre pasado la ejecución de Jiménez, que estaba prevista para el 14 de agosto, pero fue suspendida temporalmente debido a un último recurso legal que fue negado por el Tribunal Supremo de Florida.

Apelaciones infructuosas

La defensa de Jiménez buscó detener de nuevo la ejecución mediante una apelación ante el Supremo de EE.UU. argumentando que los detectives a cargo de la investigación rindieron falsos testimonios y perdieron informes.

Igualmente instó a la corte a considerar la inyección letal como un protocolo “cruel” que viola la Octava Enmienda de la Constitución que se refiere, entre otros, a los castigos.

Sin embargo, estos recursos de última hora fueron rechazados por la máxima instancia judicial, en un escrito en el que no emitió comentarios.

La defensa también había tramitado un recurso basado en una cláusula de la Enmienda 11, aprobada en las elecciones del pasado 6 de noviembre en las elecciones, que permite afectar las sentencias de delitos mayores si ha habido revisiones en las leyes criminales.

Ese es el caso de Florida, que tuvo que cambiar el proceso mediante el cual se decidían las sentencias de pena capital desde que en enero de 2016 el Tribunal Supremo de EE.UU. lo calificó de “inconstitucional”.

No necesitan unanimidad

Florida, junto con Alabama y Delaware, era uno de los pocos estados que no requería un veredicto unánime del jurado para sentenciar a un condenado a la pena de muerte.

Con el cambio, al que se vio obligado el Legislativo estatal, se requiere ahora la decisión “unánime” del jurado, no sólo la mayoría simple.

No obstante, la fiscal estatal, Pam Bondi, argumentó que la enmienda rige a partir del próximo 8 de enero y no es retroactiva, una posición que avaló la Corte Suprema de Florida.

La Conferencia de Obispos Católicos de Florida había solicitado al gobernador Scott “conmutar” la sentencia de muerte de Jiménez y de los demás reos en el pabellón de la muerte a cadena perpetua.

La muerte de Jiménez es la número 28 desde que Rick Scott, senador federal electo, asumió el cargo de gobernador de Florida en 2011, la mayor cifra que ostenta un jefe del ejecutivo estatal desde que se volvió a instaurar la pena de muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *