El Monasterio de Guadalupe y la colección de pinturas de Zurbarán

0
208
El Monasterio de Guadalupe y la colección de pinturas de Zurbarán

El Monasterio de Guadalupe y la colección de pinturas de Zurbarán. Francisco Zurbarán, pintor extremeño, entre los años 1636 y 1645 creó imágenes religiosas en la sacristía y capilla de San Jerónimo, en el Monasterio de Guadalupe, actividad que fue realizada tras encargo de la Orden de San Jerónimo.

La Orden de San Jerónimo que rigió el Monasterio en 1389, dio inicio a esta majestuosa galería pictórica. Convirtiendo esta edificación religiosa, en un centro de riqueza artística, a partir de sus encomiendas decorativas a pintores destacados de la época.

Estas pinturas han convertido al Monasterio en un verdadero museo. Destacan en él, gran cantidad de estupendas imágenes que llenan casi la totalidad de los espacios de este recinto monacal.

Zurbarán pintor religioso

Francisco de Zurbarán, destacó como pintor religioso en el siglo XVII, época que presentó una gran crisis política y económica. Pero vio surgir pintores, escritores y músicos brillantes, por lo que se ha denominado como “El siglo de Oro español”.

Entre los pintores más importantes, destacan Velásquez, Alonso Cano, Ribera, Ribalta, Antonio del Castillo, Valdés, Murillo y Zurbarán.

De todos ellos, el pintor extremeño, aportó a la pintura religiosa un carácter propio, al crear un estilo y temática individual, que le valió el reconocimiento como el “pintor de los monjes”. Por dedicar gran parte de su obra a mostrar la vida monástica.

En su obra, destaca la representación realista de sus personajes, llenos de gran emotividad y fuerza expresiva.

Cada una de sus obras atrae al espectador por su gran carga de espiritualidad y dulzura al mismo tiempo. Muestra un evidente mensaje sobre la existencia de los monjes y su entrega religiosa.

En sus pinturas se revela una atmósfera recreada hacia lo sublime, el sentido místico y lo sobrenatural.

Zurbarán y su intervención pictórica en el Monasterio de Guadalupe

En el siglo XVII, surge una de las expresiones artísticas más importantes del Monasterio, decoraciones grandiosas con una gran calidad plástica, expresividad y contenido temático de destacados artistas.

Estas imágenes son consideradas como uno de los exponentes artísticos más importantes de la península, incluso se le ha denominado “La Capilla Sixtina española”.

Esto se debe a la riqueza de sus decoraciones, mármoles, jaspes y sobre todo imágenes. Entre las que destacan, los Zurbaranes.

Que están compuestos por once cuadros. En la sacristía se encuentran ocho pinturas de gran formato y en la Capilla de San Jerónimo se encuentran tres.

Presencia pictórica de Zurbarán en la sacristía del Monasterio

Algunos autores han expresado que la Orden de San Jerónimo, quiso darle a este lugar una función pastoral y pedagógica. De allí, que las pinturas de Zurbarán cumplirían esta misión.

Las imágenes distribuidas en este espacio, fueron pintadas in situ, y justifican la temática de estos cuadros. En ellos, se muestran los ocho principios que debe alcanzar un novicio para lograr una vida monástica plena.

Entre los cuadros que se pueden apreciar en este recinto, se encuentran los siguientes: Retrato de fray Gonzalo de Illescas, Enrique III de Castilla ofreciendo a fray Fernando Yáñez el Arzobispado de Toledo; Fray Diego de Orgaz ahuyentando las tentaciones; La visión de fray Pedro de Salamanca; La misa milagrosa de fray Pedro de Cabañuelas; fray Juan de Carrión; fray Martín de Vizcaya; Aparición de Jesucristo a fray Andrés de Salmerón.

Zurbarán en la Capilla del Monasterio de Guadalupe

En la capilla, se encuentran tres pinturas dedicadas a San Jerónimo y que representan una verdadera joya del arte español, son obras maestras de Zurbarán: las tentaciones de San Jerónimo, la apoteosis de San Jerónimo y San Jerónimo flagelado por los ángeles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here