El cuerpo se defiende de lo que le hace daño

0
157
El cuerpo se defiende de lo que le hace daño

El cuerpo se defiende de lo que le hace daño. Cada organismo en el cuerpo de los seres humanos está capacitado para responder ante cualquier amenaza que compromete su existencia, ya sea un virus, el hambre o el frío.

Esto tiene que ver con mecanismo que posee el cuerpo y su manera de auto defenderse ante cualquier alteración que puede afectarle a cada minuto.

Según Sandra Ortonobes, especialista en Ciencias Biomédicas

Los humanos no están conscientes de qué tan preparado esta su cuerpo para enfrentarse a casi todas las cosas en el día a día.

Por ejemplo, cuando un gen está mutando, se repara, cuando una bacteria aparece, se destruye y si una célula resulta perder el control, puede que se suicide buscando el beneficio del resto o no.

A esto añade, el catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares especialista en Fisiopatología, Antonio Martín, que dicho organismo suele enfrentarse de manera permanente a muchas agresiones. Sin embargo, si algo sale mal es completamente posible, pero su diseño está muy bien hecho y preparado para combatir a todas las adversidades, que suelen normalmente, salir bien.

A continuación, ambos expertos en el tema, conducen a factores que pueden destruir al organismo y al mismo tiempo, develan las mejores estrategias que  ayudan a protegerlo.

En el caso de Mutaciones

Las mutaciones son un peligro para la vida. Consisten en cambios nada normales del ADN que contienen las células. Cuando estas se manifiestan se deben a situaciones externas, ya sea por virus, drogas o el tabaco, al igual que internamente, las células pierden por completo el control desviándose de su correcta replicación y división.

Incluso, a veces se pueden producir proteínas anómalas que inciden en enfermedades, por ejemplo en el cáncer, propiciando que la célula muera. Según el catedrático, mientras más la célula se divida, hay mayor posibilidad de que el ADN sufra una mutación.

Pero, afortunadamente, el cuerpo contiene a un equipo excelente que repara el ADN y con suficientes proteínas que corrigen todos los daños. Por ejemplo, el “guardián del genoma” el cual se encarga de parar el ciclo de las células y dar suficiente tiempo a que la reparación esté completada.

En caso de infecciones

En cuestión de días, billones de seres microscópicos pueden matar al organismo. El ejemplo actual es el coronavirus. Ante esto, el cuerpo ha logrado desarrollar una protección incondicional, llamado el sistema inmunitario. Y aun así, antes de que presente una alarma, el invasor deberá traspasar muros naturales que harán lo posible para impedir que penetre. Aunque si lo hace, el sistema inmunitario estará listo para destruir toda amenaza.

En caso de hambre

Cuando el hambre comienza a aparecer, el organismo avisa que su reserva de energía acumulada en la sangre, es insuficiente. Es allí, cuando el hipotálamo ubicado en el cerebro, regula el hambre recibiendo el mensaje que le transmite el estómago para qué dirija y contraiga, el alimento que queda al intestino. Al tener más aire que comida, comenzaran a sonar “las tripas” abriendo el apetito.

En caso de microbiota

La microbiota, es el conjunto de 100 billones de protozoos y hongos, además, de 40.000 especies de bacterias existentes que pueden convivir en los ojos, en la piel, en las mucosas de la boca, en el intestino, en el aparato urológico y en los órganos sexuales.

Se les suelen denominar enemigos del organismo, pero realmente pueden no serlo, ayudan a producir vitaminas, al proceso de digestión y a proteger al cuerpo de otros hongos, bacterias o protozoos que si causan infecciones.

En caso de calor y frio

Lo que se encarga de medir el termostato del cuerpo son los llamados termorreptores: neuronas que se ubican en la piel. Si se activan estos sensores, la temperatura corporal aumenta, produciendo fiebre. Automáticamente el hipotálamo hace reaccionar a las glándulas sudoríparas.

Este sudor terminará evaporando el calor cuando toque el aire y los vasos sanguíneos se dilatarán superficialmente. El resultado será, que la sangre comience a fluir más lento y el calor vaya disminuyendo, desapareciendo la fiebre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here