Cómo se desarrolla un huracán

0
148
Cómo se desarrolla un huracán

Cómo se desarrolla un huracán. Anualmente, entre junio y septiembre, suelen producirse giratorias tempestades, las cuales desencadenan vientos que sobrepasan los 125 km por hora. Son capaces de arrasar los mares del trópico y generar desastre más allá de la costa.

Estas temibles fuerzas de la naturaleza se forman de la misma manera: una lleva por nombre huracán, que suele producirse en el pacífico oriental y en el atlántico; como también ciclón dentro del océano indico o tifón que se produce en el pacífico occidental. Sin embargo, existe un término científico que las enmarca a todas y es el de “ciclón tropical”.

Lo que necesitan para desarrollarse es un mar de agua templada

Que supere los 26° y tan solo unos metros de profundidad. Así cómo se encuentran las aguas próximas al ecuador. Allí, se forman capas de aire húmedo y cálido que crece y se aleja. Cuando el aire se pierde, en la zona, se produce una baja de presión y es ahí cuando ese espacio es ocupado por aire frío que rodea grandes extensiones de la zona. Ese aire inmediatamente se calienta, se vuelve húmedo y vuelve a ascender, es decir, como si se tratara del combustible para encender un motor, el aire frío entra, se calienta, se vuelve húmedo y se eleva repetidas veces.

Cuando se producen en zonas muy frías, el vapor que genera el agua se condensa y seguidamente se forman nubes. Incluso, por el efecto Coriolis, este aire sube realizando giros al sentido de las agujas del reloj en dirección contraria al norte; hacia el hemisferio sur. En el centro de la figura giratoria se visualiza el ojo del huracán, una especie de tubo que pareciera estar tranquilo.

Por ahí, es donde desciende el aire que funciona como combustible, que se calienta y humedece para luego ascender y realizar sus maniobras por la parte externa del ojo haciendo que la fuerza con la que gira sea cada vez más intensa, hasta que se convierte en una tormenta tropical. A partir de allí, si continúa apareciendo combustible, la velocidad podría llegar a ser de 125 km por hora y ya se trataría de un ciclón tropical.

¿A qué velocidad podría llegar un ciclón tropical?

Hoy en día, se tienen registros de que podrían sobrepasar los 250 km por hora, lo que sería muy difícil alcanzar con el efecto Coriolis, porque él solo es capaz de comenzar el giro. El aporte de energía que poseen tiene que ver, porque el combustible proviene de una extensa masa de aire que gira, con un diámetro superior al que tiene el huracán. Al introducirse ahí, reduce su radio y, por si fuera poco, su velocidad se vuelve mucho más agresiva; a lo que científicamente se le llama conservación del momento angular.

Aparte de la velocidad con la que giran, el ciclón tropical, puede trasladarse a un ritmo de entre 10 a 25 km por hora. Y si llegan a zonas rocosas o pobladas, el calor que iban acumulando a través del mar se desaparece y el combustible también. Mientras van actuando y arrasando con lo que pueden durante varios kilómetros, poco a poco se van debilitando.

Desde hace algunos años, se han realizado ciertas investigaciones para estudiar la posibilidad de evitar el desastre que producen o procurar deshacerlos. Lo que ha sido complicado, teniendo en cuenta que la energía que expulsan podría llegar a más de 200 veces la cantidad de energía que se desarrolla en la tierra durante un día.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here