Cómo ayudar a un corazón roto por duelo

0
143
Cómo ayudar a un corazón roto por duelo

Cómo ayudar a un corazón roto por duelo. El duelo de una perdida, es el tiempo que toma un corazón dolido en cicatrizar. Esta por supuesto, no es una definición técnica, es más una manera más sencilla de interpretar el momento tan duro de la vida, donde en muchas oportunidades ni el doliente tiene idea de cómo manejarlo ni los demás a su alrededor para poder ayudarlo.

No existe una fórmula escrita de cómo auxiliar a una persona a recuperarse de una situación de perdida y mucho menos unas palabras curativas que sirvan para levantar el ánimo a aquellos que sufren. Sin embargo, los expertos en este tipo de situaciones, saben que, si queremos ayudar, lo que realmente se debe hacer para procurar ser útiles, es evitar algunas frases o acciones que sin duda no sirven para nada y que deberíamos dejar de aplicar.

Según el terapeuta, José González de Apertus Psicólogos y especialista en duelo

Habría que visualizar la aceptación como un camino que se dirige a un túnel y que llegar al final es la clave de todo. Indica, que atravesarlo, es obligatorio a pesar de las dificultades que seguro estarán presentes en el camino, al igual que las emociones como la envidia, la tristeza, la ira y la rabia.

Esta circunstancia es una de las experiencias más complicadas y estresantes que presenta una persona y que promueve en ella repentinos problemas de salud como la ansiedad, la depresión, ideación suicida, abuso de fármacos, etc., pero al mismo tiempo, puede convertirse este momento de duelo en un proceso de crecimiento personal solo si se crea consciencia de ello de una manera mucho más positiva.

El túnel del que habla el psicólogo

Es el que atravesó una chica de 21 años llamada Maria Samoza, tras morir su padre. Ella experimentó ese recuerdo como un suceso muy terrible, que luego de 10 años aún la hacía llorar.

A penas se enteró de su muerte, el mundo se le cayó encima y no se levantó hasta pasar máximo 5 años, a pesar de que psicológicamente le afectó mucho más tiempo. Esta es una tragedia con la cual debes aprender a sobrevivir y que no puedes olvidarla jamás.

Cuando se pierde a un ser querido, el organismo comienza a reaccionar activando el nivel cognitivo. Constantemente, llegarán pensamientos negativos, sentimientos de idealización y de culpa, al mismo tiempo, factores físicos, por ejemplo, taquicardia, sudoración, dolores en el estómago, sueño interrumpido, tendencia a la obesidad por ingerir demasiada comida, problemas en los pulmones por fumar, etc.

Sin embargo, el duelo no siempre es por una pérdida de un fallecido; se puede estar pasando por algo así al tener alguna enfermedad, por despidos o separación sentimental. Muchas cosas son capaces de promover sentimientos u emociones que tienen una base en común, y con todo y eso pueden llegar a ser diferentes para cada uno dependiendo de la capacidad y de la intensidad con la que afronten la sensación que les cause.

Posteriormente, podrían distinguirse diferentes tipos de duelo

el normal, que dura máximo 18 meses, el patológico, que afecta el estado psíquico, al igual que el equilibrio  físico de los individuos, el crónico, que perdura en el tiempo sin posibilidad de la persona reintegrarse nuevamente a la sociedad, el anticipado, cuando existe la perdida de forma inevitable, el retardado, de a aquellos que no muestran ningún tipo de dolor al principio del duelo, y el ambiguo, que no tiene conocimiento de lo que ocurre, por ejemplo, de una persona desaparecida o del fallecimiento de alguien pero sin haber hallado el cuerpo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here