Aumentan las protestas por una base militar de los EEUU en Okinawa, Japón

Equipos pesados comenzaron el relleno de una zona de la costa japonesa de Okinawa donde se trasladará una base militar de Estados Unidos, un proyecto que están encontrando la oposición del gobierno local y de grupos ecologistas.

El traslado de la base desde la ciudad Futenma a una zona menos poblada de la bahía de Henoko, fue acordado por Japón y Estados Unidos en 1996 después del escándalo surgido a raíz de la violación de una niña de 12 años por tres militares de EEUU.

Las autoridades de Okinawa, sin embargo, han recurrido ante los tribunales para intentar torpedear el proyecto legalmente por los daños medioambientales que implicará el relleno que es necesario en la bahía de Henoko. Según imágenes difundidas por la cadena NHK, equipos pesados comenzaron el relleno del espacio marino que servirá para el traslado de la base, pegado a un área donde ya se encuentra el Campo Schwab, de la Infantería de Marina de Estados Unidos.

Los trabajos los realizaban camiones, grúas y tractores que operaban en una pista del cabo Henoko, utilizado como punta para el relleno de arena y piedras que servirá para ampliar el espacio que necesita la base militar y para construir una pista aérea.

Descontento total

Las labores se realizaban en medio de protestas de centenares de residentes, situados a las afueras del Campo Schwab y algunos más en aguas próximas a bordo de lanchas y kayaks con pancartas protestando por la nueva ubicación de la base militar estadounidense.

La oposición política a este proyecto se intensificó a raíz de la elección como nuevo gobernador del exdiputado de la oposición Denny Tamaki en los comicios del 30 de septiembre pasado, en los que participó utilizando este tema como principal bandera de su campaña.

Tanto él como otros predecesores han recurrido ante los tribunales y ante las autoridades municipales para intentar impedir el proyecto, a pesar de que la Corte Suprema de Japón dio luz verde al traslado en diciembre de 2016.

No cede el gobierno japonés

En abril de 2017 el Gobierno central comenzó a construir pistas que están sirviendo como muros para delimitar el espacio que se está tomando al mar con el fin de trasladar la base militar y el relleno comenzó este viernes. “A partir de ahora, el traslado de la base de Okinawa no va a cambiar”, afirmó en su rueda de prensa diaria el ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga. “La idea es quitar peligros de la base de Futenma (…). Seguiremos explicándole nuestra política (al gobernador Tamaki) para poder tener su comprensión y cooperación”, agregó.

Las bases militares de Estados Unidos en Okinawa son motivos frecuentes de tensiones por la oposición de sus residentes. Cerca del 60 % de las instalaciones militares de Estados Unidos en Japón se encuentran en Okinawa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *