Apple anuncia nuevas sedes en EEUU en respuesta a Trump

Apple ha anunciado este jueves la apertura de nuevas sedes y la ampliación de otras tantas en Estados Unidos en lo que será su mayor expansión en el país casi desde sus inicios. La medida responde a la campaña en contra de la compañía que lanzó el presidente de EEUU Donald Trump contra la compañía tecnológica y varios de sus rivales acusándoles de llevarse los puestos de trabajo fuera del país. 

La multinacional que dirige Tim Cook también ha recibido varapalos de la Comisión Europea por utilizar el sistema fiscal de Irlanda, muy ventajoso para las multinacionales tecnológicas, para evadir impuestos. Cook fue precisamente el encargado de montar todo el entramado cuando era el vicepresidente económico, en vida de Steve Jobs.

Ahora, como consejero delegado, Cook, simpatizante republicano aunque nunca haya apoyado a Trump, anuncia que ampliará con nuevas oficinas la sede de Austin (Texas) a partir del próximo año, con una inversión de 1.000 millones de dólares y 5.000 nuevos empleos que podrían ampliarse en otros 10.000 adicionales.

Las nuevas instalaciones ocuparán 53 hectáreas y estarán situadas a menos de dos kilómetros del actual campus que la tecnológica posee en el norte de Austin, con capacidad para 6.200 empleados, con lo que la compañía de la “manzana mordida” consolidará así a la capital texana como su mayor centro de operaciones fuera del estado de California.

Otras ciudades

Cook anunció también “nuevas inversiones, empleos y oportunidades” en diferentes ciudades de Estados Unidos, como Seattle (estado de Washington), San Diego (California) y Los Ángeles (California) para “más de 1.000 personas” cada uno. “El talento, la creatividad y las ideas innovadoras del futuro no están limitadas por región o código postal y, con esta nueva expansión, estamos redoblando nuestro compromiso de cultivar el sector de alta tecnología y la fuerza laboral en todo el país”, aseguró Cook.

Apple recibirá hasta 25 millones de dólares en subvenciones por parte del Texas Enterprise Fund (un fondo de atracción empresarial del Gobierno texano) para su nuevo campus de Austin y también está buscando una reducción del impuesto sobre la propiedad por 15 años, según informa el diario local Austin American-Statesman.

Junto a los nuevos edificios, la compañía aseveró que agregará “cientos de empleos nuevos” en las instalaciones que ya tiene en Nueva York, Pittsburgh (Pensilvania), Boulder (Colorado), Boston (Massachusetts) y Portland (Oregón).

Amazon

El proceso de elección de ciudad para ubicar las nuevas oficinas de Apple en EEUU se produjo sin la atención pública que generó a lo largo de este año una operación similar por parte de otro gigante tecnológico, Amazon, que anunció a finales de 2017 su intención de abrir un “segundo cuartel general”.

La empresa que dirige Jeff Bezos pidió entonces a las ciudades que presentasen sus candidaturas para albergar estas nuevas oficinas, lo que desató una feroz competición entre urbes para ofrecer incentivos fiscales y de todo tipo a Amazon y generó una enorme atención mediática.

Finalmente, la compañía de Seattle decidió repartir sus nuevas oficinas entre Nueva York y el norte de Virginia (en las inmediaciones de la capital federal Washington) culminando un proceso que muchas voces críticas han acusado de haber sido una operación encubierta de relaciones públicas, además de una manera de lograr subvenciones gigantescas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *