Las mascarillas transparentes para personas con discapacidad.

0
241

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 5% de la población mundial padece algún tipo de pérdida de audición discapacitante y con la actual pandemia, han tenido dificultad para mantener la comunicación visual por el uso obligatorio de las mascarillas convencionales.

Ello así, el Secretario General de la ONU, António Guterres, ha reconocido que: “Las personas con discapacidad se encuentran entre las más golpeadas por el COVID-19. Mirando hacia al futuro, tenemos una oportunidad única para diseñar e implementar sociedades más inclusivas y accesibles para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

En este sentido, el pasado jueves en España, fue presentado frente al Ministerio de Sanidad más de 80.000 firmas de manos de Marcos Lechet, una persona con discapacidad auditiva total, para pedir la homologación de las mascarillas transparentes, que permitan la lectura labial, a través de una campaña en Change.org iniciada el pasado 7 de agosto.

«Me llamo Marcos, soy sordo y desde hace unas semanas me siento completamente aislado. Hasta ahora, para comunicarme con otras personas, leía sus labios, pero de repente me he encontrado con que todo el mundo los lleva cubiertos por una mascarilla. Mi médico, los cajeros de mi supermercado… y lo que es más duro: mi familia y mis amigos. Hace tiempo que no puedo entender lo que dicen. Y como yo, las miles de personas sordas o con problemas de audición en España», esgrime en su petición.

El portavoz de la presente campaña, admite que si bien en algunas comunidades autónomas existen homologaciones en proceso no es suficiente. «No puede depender de cada comunidad, necesitamos que en toda España haya una mascarilla transparente homologada y lo necesitamos ya», demanda.

En cualquier caso, Lechet asegura que las personas con problemas de audición no son el único colectivo que se beneficiaría de esta homologación. Asimismo, las personas mayores así como aquellas sufren Trastorno del Espectro Autista, se sienten aisladas y algunas de ellas incluso han perdido sus empleos debido a la imposibilidad de comunicarse desde que es obligatorio el uso de mascarillas.

Homologación de las mascarillas transparentes en proceso de valoración.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, recibió y aceptó la petición Marcos Lechet, tras el registro de las firmas. Acompañado de la directora de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, el ministro ha agradecido a Lechet que haya colocado el foco en una situación que afecta al colectivo de personas sordas, con problemas de audición u otras patologías y que necesitan leer los labios para poder comunicarse. Las mascarillas opacas, quirúrgicas o higiénicas, lo impiden.

Asimismo, el Ministro de Sanidad argumentó que en varios países se ha optado, por la utilización de las viseras faciales transparentes, que ya se encuentran en el mercado, para el colectivo de personas que necesitan leer los labios para comunicarse.

¿Cuáles mascarillas higiénicas transparentes existen en el mercado?

Las primeras mascarillas enteramente transparentes fueron desarrolladas en la Escuela Politécnica Federal de Lausana. La institución académica y de innovación suiza comenzó a trabajar hace dos años en este producto y la etapa final de su desarrollo coincidió con la pandemia de coronavirus, lo que hizo que su financiación fuera más relevante.

Posteriormente, en Bélgica, una asistente de educación especial del Instituto Real Woluwe de Bruselas, Wendy Schellemans, decidió elaborar máscaras transparentes para sus estudiantes. Aprobada por virólogos belgas, esta máscara, ha sido fabricada con una doble capa de algodón, unos cordones y una lámina de plástico. Wendy explica mediante un tutorial, cómo hacer la máscara caseras en un vídeo publicado en “makefacemask”, un sitio web dirigido por voluntarios.

Sin embargo como las primeras mascarillas, estaban equipadas con una parte de plástico integrada en una tradicional y además utilizan un tipo de polímero sintético que impedían respirar bien y producían vaho, han surgido modelos más avanzados como la mascarilla Seeus95.

Alice Min Soo Chun, la fundadora e inventora de Seeus95, ha desarrollado la mascarilla transparente, la cual no lleva cuerdas y se adhiere a la cara mediante un efecto ventosa respetuoso con la piel.

La estructura de la mascarilla está hecha de silicona médica, es transparente y fácilmente lavable. Para protegerte de los patógenos Seeus95 lleva un filtro natural hecho de bambú, seda, plata y carbono con protección N95+. Además, según los creadores, es antimicrobiana y libre de BPA (bisfenol A).

El hecho de no llevar tiras hace que se elimine la tensión de la zona de detrás de las orejas y el material del que está compuesta hace que la piel no se resienta. Seeus95 ha recibido muy buenas críticas y ha sido un éxito en la plataforma de mecenazgo Kickstarter.

Beneficios para la piel y para el medio ambiente de la Seeus95.

El uso prolongado de las máscaras faciales, generan en la piel dermatitis, marcas y sarpullidos por el contacto constante con el material del que están hechas y la mayoría de las mascarillas desechables que usamos constantemente acaban en los océanos, donde permanecerán al menos 450 años muchas de ellas.

Según los creadores de Seeus95, «… ya era hora de que alguien revisara el diseño de las mascarillas, así que nos pusimos manos a la obra. Investigamos materiales, incorporamos biofiltros N95 y probamos prototipos con nuestros amigos y familiares para ofrecerle una opción que sea cómoda, sostenible y que ofrezca una mejor protección que las mascarillas líderes en el mercado hechas de polipropileno no tejido o tela«.

Se pueden enjuagar y desinfectar «fácilmente de muchas maneras«, subrayan sus creadores. Para limpiarlas, se les puede aplicar un poco de alcohol con un pañuelo o toallita y/o si quieres un lavado más profundo, la puedes meter 3 minutos en el microondas, quitándole primero los filtros.

Filtra al menos el 95% del polvo, la contaminación, el humo, los gérmenes, los patógenos, los virus, las bacterias y los VOCs o compuestos orgánicos volátiles, y tiene un revestimiento anti-vaho en la superficie interior de la máscara que evitará el empañamiento.

Esta mascarilla se puede adquirir a un precio de unos 32,60 euros, añadiendo un paquete de diez filtros por 18 dólares -15,20 euros-.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here